¡Oro, oro, oro! La Llamada.

Ciencia Histórica

(Primera Parte)

Ese fue el titular en decenas de periódicos, el primer gran evento mediático de los Estados Unidos, el grito de miles de aventureros que abandonaron todo en busca de riquezas y el tema más recurrido en las tertulias de bares y cafés. Ese fue el canto de sirena iniciado por James W. Marshall cuando encontró por primera vez el preciado metal en Sutter’s Mill, cerca de Coloma, California; esa fue la noticia que dio nombre a una época con referencia a una enfermedad: la Fiebre del Oro, pues se propagó por tierras cercanas y lejanas, contagió y enfermó a tantos de aquí y allá que bien podría haber sido declarada una pandemia. Pero, ¿Había oro en realidad? Pues sí, y mucho, aunque no todos se hicieron ricos, y muchos de los que lo consiguieron, dilapidaron lo ganado en casi tan corto tiempo como en el que habían tardado…

View original post 819 more words

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s