Domingo 20º Tiempo Ordinario (17 agosto 2014)

Compartir en Cristo

De Corazón a corazón: Is 56,1.6-7 (“Mi casa será casa de oración”); Rom 11,13-15.29-32 (“Los dones y la vocación de Dios son irreversibles”); Mt 15,21-28 (La mujer cananea: “¡Ten piedad de mí, Hijo de David!”)

Contemplación, vivencia, misión: En el corazón de Dios cabemos todos. Cada uno tiene su lugar reservado, en armonía familiar con los demás. La vida es una relación personal y comunitaria: con Dios, con los demás, con la creación, desde el don de sí mismo. Los dones recibidos de Dios son expresión de su amor que nunca pasa. Los templos, las celebraciones y las oraciones son expresiones de esta relación auténtica con Dios, que incluye la relación familiar con los hermanos.

*En el día a día con la Madre de Jesús: Recitando el “Magníficat” con ella, nuestra oración es auténtica porque es humilde (desde la propia realidad), confiada (sabiendo que Dios nos ama) y generosa (de…

View original post 72 more words

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s